¿Pocas oportunidades de empleo o muchas personas con pobres actitudes para trabajar?

Son muchas las personas que están realizando gestiones para lograr obtener un empleo. No hay duda de que ha sido un año lleno de retos y son varias las empresas que han cesado sus operaciones. A menudo escuchamos opiniones contrarias en torno a la disponibilidad de oportunidades de empleo. Algunos aseguran que no hay empleos disponibles, otros aseguran que cuando se quiere se trabaja en lo que sea y otros opinan que hay empleos, pero no personas dispuestas a trabajar. Lo cierto es que nada es absoluto. No creo que sea cómodo estudiar secretarial, educación, mecánica o administración de empresas y tener que aceptar un trabajo en el área de agricultura o construcción (que posiblemente no le interesa a la persona) simplemente, porque es necesario tomar lo que aparezca. Tampoco creo que las empresas deben aprovechar la oportunidad para reducir la oferta monetaria amparándose en el exceso de personas en situación de búsqueda de empleo. Sin embargo, hoy quisiera discutir específicamente eso de si en realidad existe falta de ofertas de empleo o si por el contrario lo que no existen son candidatos con las actitudes apropiadas.

He conocido personas que han perdido dos, tres y hasta cuatro empleos en un mismo año. Solo con conversar unos minutos he entendido la razón para esa continua pérdida de empleo. Son personas que cuentan con maestrías (a veces hasta dos maestrías) y en muchos casos tienen varias certificaciones profesionales. Sin embargo, tienen dentro de si todas las actitudes de la persona que definitivamente no queremos tener a nuestro lado.  Personas que lejos de alegrar la vida de otros, entorpecen labores y terminan afectando el clima laboral. Algunos ejemplos de estas personas son:

  1. Aquellas que están 24/7 observando todo lo que entienden es “malo” y por lo cual se podría demandar a un patrono.
  2. Aquellas que cuestionan cada instrucción que se les brinda o siempre quieren realizar las tareas de otra forma.
  3. Aquellas que están tan pendientes a su descripción de tareas y que a la más mínima sospecha de que algo no se relaciona con las mismas establecen una controversia.
  4. Por último y sumamente importante… aquellas cuyo tono, palabras y lenguaje corporal transmiten desafío o falta de interés.

Si eres una de esas personas que se encuentra realizando gestiones de búsqueda de empleo, considera examinar cómo están tus actitudes ante el empleo y la vida en general. Es cierto que la vida no cambia de un plumazo por solamente pensar en positivo. Sin embargo, no es menos cierto que abrazar la vida con optimismo y sin estar siempre a la defensiva definitivamente ayuda a cambiar nuestra realidad y a aprovechar mejor las oportunidades que salen a nuestro encuentro. Ahora que termina el año y comienza uno nuevo, reflexiona y bríndate la oportunidad de experimentar cómo puede transformarse tu vida con un cambio de actitud. Dale la bienvenida a un nuevo año lleno de oportunidades.

Como siempre… Emprende hoy, lidera tu cambio, inicia tu transformación, ten éxito y vive feliz. Agradezco tu apoyo. Sígueme en Facebook, Twitter y Pinterest como Coach Maribel Aponte.

Comenta qué te pareció este artículo y si te gustó, compártelo con tus amigos de Twitter, Facebook y Pinterest. Selecciona “me gusta” y “compartir”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s