¿Te invitaron a un taller y resultó ser una conferencia de mucho bla, bla, bla? Conferencias y talleres… ¿Cuál es la diferencia?

Hace unos días recibí una notificación de asistencia compulsoria a un taller en una de las entidades a las que sirvo. La palabra compulsoria es una de esas palabras que cierra los canales de comunicación porque sencillamente se entiende que te están obligando a algo o lo que es igual… “si no asistes, atente a las consecuencias”. En mi caso, el impacto no fue tan negativo porque me gusta participar de talleres y de todo aquello que signifique aprendizaje. Aunque tuve que hacer arreglos y desarreglos para poder asistir, muy entusiasmada confirmé mi participación y asistí al evento.

Al llegar al “taller”, ya veía la cosa mal. ¡Imagínese! ¿Cómo realizar un taller en un anfiteatro con butacas clavadas en el suelo y sin movimiento alguno? No se veían mesas ni materiales a simple vista. Estaba claro… se trataba de una conferencia aún cuando el conferenciante, hacía referencia constante a su taller. Esta situación y las constantes pláticas con algunas colegas me motivaron a escribir este artículo. Espero que, al terminar esta lectura, al menos mis seguidores puedan comprender la diferencia entre conferencia y taller. Sentiré entonces que he contribuido a evitar el engaño en el que muchas personas caen, tal vez por falta de conocimiento. Pienso que las empresas deben ser más responsables a la hora de comunicar. Los departamentos de recursos humanos y relaciones públicas o comunicaciones, deben trabajar de la mano para evitar este tipo de confusión.

Diferencia entre taller y conferencia:

Conferencia

Actividad formal cuya duración irá de una a tres horas. El orador es una persona experta en la materia y es el protagonista. Es quien habla y los asistentes escuchan. Su objetivo mayormente es, mostrar nuevas teorías, descubrimientos e investigaciones. Es por ello que tanto la comunidad médica como la académica, realizan a menudo este tipo de actividad.

El montaje en una conferencia debe ser con sillas organizadas tipo escuela o auditorio, entre otras. Existen empresas que acostumbran, realizar conferencias acompañadas de cenas y para ello utilizan un mismo salón. Aunque he tenido que organizar actividades de esta forma, lo cierto es que personalmente considero que es un gran error y me explico. Por su naturaleza, una conferencia puede contar con un amplio público. Mucho más grande que un taller. Al acomodar a las personas en las mismas mesas que utilizarán para cenar, las personas comienzan a hablar con los amigos a quienes no ven desde hace mucho.  Comienzan a pensar en lo que habrá o no de comer y así terminarán centrados en todo menos en la conferencia.

Al finalizar la conferencia puede que se brinde un espacio para realizar preguntas y clarificar dudas. Los materiales que se brindan a los asistentes en una conferencia son por lo general: copia de la presentación (si el orador lo permite).

Taller

Es una actividad organizada pero más informal en su desarrollo. Su objetivo es construir conocimiento a través del co-aprendizaje. Los participantes construyen mediante el conocimiento adquirido y en la gran mayoría de los casos ese “construir” es abstracto.

La realización de talleres como herramienta de aprendizaje es muy buena especialmente para aquellas personas que “aprenden haciendo” o lo que es igual, “learning by doing”.

El participante se convierte en el protagonista de su propio aprendizaje, mientras que el tallerista es un facilitador en el proceso. La participación es de forma activa. Se realizan actividades y dinámicas donde los asistentes reflexionan sobre su aprendizaje, “crean y construyen”.  El facilitador es quien guía el proceso, pero son los participantes quienes desarrollan sus proyectos. Por su naturaleza, un taller requiere de espacio, mesas y otros materiales para desarrollar sus dinámicas, etc.

Personalmente, pienso que cada una de estas actividades son beneficiosas dependiendo delobjetivo y el público al cual van dirigidas. Invitar a un taller y por el contrario, ofrecer una conferencia… no es agradable para el asistente. Tampoco lo es, anunciar una conferencia y terminar ofreciendo un taller, cuando sabemos que es importantísimo que los participantes estén en actitud de colaboración para ello. Pienso que los talleres son una excelente oportunidad para conocer en términos generales algún tema y hacerlo de forma activa. Una vez pasamos por esa experiencia que es más económica y más corta en cuanto a tiempo, si nos resulta interesante, podemos optar por tomar un curso o certificarnos profesionalmente en el tema.

Como siempre… Emprende hoy, lidera tu cambio, inicia tu transformación, ten éxito y vive feliz. Agradezco tu apoyo. Sígueme en FaceBook, Twitter y Pinterest como Coach Maribel Aponte.

Comenta qué te pareció este artículo y si te gustó, compártelo con tus amigos de Twitter, Facebook y Pinterest. Selecciona “me gusta” y “compartir”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s