Dale un “reset” a tu mente y cambia la conversación

¿A cuántos nos ha pasado, que llegamos muy alegres a una fiesta o encuentro entre familiares y amigos y se nos sienta al lado un “quejoso”?. Le preguntas cómo está y te responden, -“pues… como Dios quiere”. No tengo duda de ello. Dios quiere que usted esté feliz y lleno de optimismo y valentía para enfrentar las dificultades de la vida. Posiblemente Dios quiere que usted utilice los lentes que le recetó, para ver oportunidades en donde solo ve conflictos y ver aprendizaje en donde solamente ve dificultades. Sin embargo, mucho más nos espera luego de ese saludo. Esta persona comienza a contarte las miserias de su vida, la cantidad de pastillas que debe tomar diariamente y las barbaridades que ocurren en el país. Esas mismas barbaridades que posiblemente le motivaron a usted a no escuchar la radio en la mañana.

A las fiestas se va a reír y a gozar. Se va a disfrutar del encuentro de amigos y familiares. Uno debe aspirar a pasarla bien y dejar un buen recuerdo en aquellos con quienes se comparte. Son muchos los días del año disponibles para pensar en los retos y problemas diarios. Es por ello, que definitivamente las fiestas no son el foro para ventilar las penurias de la vida. No es el momento para hablar de las disputas familiares ni de las peleas entre hermanos, tíos, etc.

Nunca olvido a mi amigo Ángel. Tenía uno de esos diagnósticos de cáncer que te dan la noticia un día y a los cuatro meses ya pasaste a la otra vida. Lo llamé recién conocí la noticia de su diagnóstico. No encontraba cómo llamarle para darle apoyo cuando yo misma me encontraba entre la etapa de enojo y falta de aceptación por lo que le tocaba vivir. Cuando lo llamé me respondió el mismo Ángel activo, acelerado y feliz de siempre. Con esta única risa me dijo -“me encontraste de milagro, porque estoy saliendo a una cita para dejar todo lo del seguro social listo para la nena, cuando yo no esté”. ¡Que bofetón me dio! Yo que tapaba el teléfono para que no se escuchara mi llanto y él tan tranquilo dejándome saber que hacía lo que tenía que hacer con el tiempo que le quedaba por vivir. Luego me enteré de que la conferencia que le había ofrecido a mis estudiantes en la universidad fue al día siguiente de recibir la noticia de su diagnóstico. Ese fue el legado de Ángel, perseverancia, valentía, disciplina y compromiso. Todavía me duele y hasta me molesta su muerte, porque ser coach no te convierte en una persona que supera todo en dos minutos ni tampoco, en una persona que pase por las etapas de duelo de un día a otro. Sin embargo, cuando pienso en Ángel lo pienso feliz y siempre con una interesante conversación. Mi esposo sabe que tengo mi listita de personas con las que podemos pasar las horas sin medirlas y sin pensar que pierdo mi tiempo precisamente, porque siento que me agregan valor. Ángel siempre fue uno de los nombres en nuestra lista. Me siento agradecida de haber coincidido con él en esta vida y también me siento agradecida por lo que de él aprendí.

Ahora que casi terminamos el 2019 para dar inicio al 2020 haga un “reset” en su vida y especialmente en su mente. Propóngase un cambio de actitud. Piense cómo puede agregar valor a la vida de los demás y comience a hacerlo. Piense que nadie nació y puede tener como proyecto de vida ser infeliz. Aún en los escenarios más difíciles, debemos tratar de añadirle color a nuestra vida y hacer lo que hay que hacer.

Piensa en cuál será tu legado. Piensa en cómo quieres ser recordado cuando no estés. Comienza a trabajar en ello ahora mismo e inicia una trasformación en tu vida. Verás que el resultado va a ser muy positivo. Verás cómo la gente a tu alrededor te verá con otros ojos y disfrutarán más de tu compañía. Verás con otra mirada y esa mirada abrirá puertas y mostrará nuevos caminos. Abraza el nuevo año con la certeza de que algo maravilloso hay por ser descubierto.

Como siempre… Emprende hoy, lidera tu cambio, inicia tu transformación, ten éxito y vive feliz. Agradezco tu apoyo. Sígueme en FaceBook, Twitter y Pinterest como Coach Maribel Aponte.

Comenta qué te pareció este artículo y si te gustó, compártelo con tus amigos de Twitter, Facebook y Pinterest. Selecciona “me gusta” y “compartir”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s