Fiestas de navidad: el chisme familiar por los invitados y no invitados a tu fiesta

¿Recuerdas las últimas fiestas que celebraste? Querías celebrar el día de acción de gracias, navidad etc., con buena vibra, en armonía y felicidad y de repente te encontraste en medio de un chismorreo por los que invitaste y los que no invitaste. Posiblemente nada hubiera ocurrido si no fuera, porque los que invitaste a la fiesta en tu casa te la subieron a las redes completita sin pensarlo dos veces. No hicieron más que llegar a tu fiesta y comenzaron a salir las indiscretas fotos al universo. Tú y tu casa expuestas en las redes sociales y tú sin saberlo. El que no fue invitado se enojó. El que no sabía dónde vivías se enteró y lo que es peor la gente siguió comunicándose, invitándose y llegando a tu actividad.

Ahora que estamos en noviembre a punto de que las fiestas de navidad inician, solamente recuerdas el enojo de algunos familiares cuando se enteraron de que hiciste una fiesta el año pasado y no fueron envitados. Bueno, pienso que esto es un dolor de cabeza provocado por la total inmadurez e imprudencia de algunas personas. Existe una idea generalizada de que siempre tienes que incluir a toda tu familia en cada evento que realizas como si fueran patas de un mismo ciempiés. Las personas deben tener la tranquilidad de poder invitar a su actividad a quien quiera y cuando quieran.

No invitar a alguien a una fiesta no significa que exista poco amor o aprecio. En realidad, los invitados a una fiesta deben tener algo en común más allá de conocer a los dueños de la casa.  Intereses comunes fomentan conversaciones entre los participantes y la oportunidad de conectar con nuevas personas. Los temas de conversación cuando los invitados son familiares son más íntimos y personales. Recordemos que siempre hay una tía o una prima que saca algún chiste o historia familiar que posiblemente otras personas ajenas a tu familia no entiendan o no te interesa que conozcan y esas son las cosas que consideramos cuando decidimos a quien invitar o no a nuestra actividad.

Ahora bien, en toda familia existe alguien que pretende ganar el premio Nóbel de la Paz y es esa persona que la se pasa merodeando tu conciencia diciéndote una y otra vez que… “fulano o fulana se alegarían tanto si los invitaras a tu casa” o lo que es peor “estoy segura de que está esperando que le invites a tu casa”. Esas son usualmente las madres y las suegras ¡ja, ja!. Sin embargo, dejando de un lado la manipulación mental por el conflicto de las fiestas familiares, te comento que pudieran existir al menos cinco detonantes para dicho conflicto y aquí te los comento:

  1. Quieren que invites a toda la familia a tu actividad, ya sabes el ciempiés.
  2. Si invitas a un amigo que tiene un hermano o hermana, resiente si no los invitas a los dos.
  3. Quieren que invites a los novios y novias de tus familiares que tal vez son aves de paso.
  4. Quieren que pases a buscar a un familiar, porque no tiene transportación.
  5. Quieren que tengas en cuenta a los niños a pesar de que tu actividad es para adultos.

Entonces… ¿qué podemos hacer ante esta situación? Mi recomendación es que no caigas en los juegos de manipulación de nadie. Después de todo es tu casa y serás tú quien corra con los gastos de la actividad. Selecciona qué fecha entre la Nochebuena, despedida de año y Día de Reyes, utilizarás para la reunión familiar y cuál para las amistades. Así estableces las pautas desde el principio y todos están claros. Personalmente creo que es bueno iniciar con la actividad familiar y luego el resto de las actividades que desees realizar. Elimina de tu lista de invitados al imprudente del celular que te publica la casa y fiesta en las redes sin tu autorización y al que se atreve aparecer con personas que no han sido invitadas a la fiesta por ti. Considera realizar pequeñas reuniones y más íntimas en lugar de una gran fiesta. Podrás tener mayor tiempo para compartir con tus invitados. ¡Éxito en tus fiestas y paciencia!

Como siempre… Emprende hoy, lidera tu cambio, inicia tu transformación, ten éxito y vive feliz. Agradezco tu apoyo. Sígueme en Facebook y Twitter como Coach Maribel Aponte.

Comenta qué te pareció este artículo y si te gustó, compártelo con tus amigos de Twitter, Facebook, Instagram y Pinterest. Selecciona “me gusta” y “compartir”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: